Canción por Ñuble Región

sábado, 21 de agosto de 2010

El día más triste de los chillanvejanos en 20 años


21 de agosto, 2010
Ayer hubo dos 20 de Agosto. El idílico, con un desfile cívico-militar impecable y con una recepción cálida de los chillanvejanos hacia el Presidente, Sebastián Piñera.El otro, se desarrolló a dos cuadras de distancia del Parque Monumental, donde Carabineros y la Avanzada Presidencial mantuvieron estacionada a la comunidad que quería disfrutar, como todos los años, de la tradicional ceremonia, lo cual no fue posible.


Desde la noche del jueves la comuna fue “blindada” con personal de Fuerzas Especiales. Cada 15 metros se podía ver a un efectivo de la policía, situación que hizo bastante engorroso el acceso al parque, incluso, para autoridades como el propio alcalde Felipe Aylwin; los concejales de la comuna; el obispo, Carlos Pellegrin y el fiscal Pablo Fritz. Todo esto ocurría a las 10.30 horas, cuando el acto aún no comenzaba, y el Presidente Piñera recién arribaba al Aeródromo Bernardo O´Higgins. El ambiente estaba silencioso, tenso. Había poca gente apostada frente a la tribuna en donde se ubican las autoridades. De a poco, comenzaron a aparecer letreros simétricos, muy parecidos, con leyendas de apoyo al Mandatario, quien al hacer ingreso al lugar, fue aplaudido, pero también pifiado. Un fuerte “¡Qué se vaya”! se escuchó de entre el público.“Me pareció muy extraño lo de los letreros, pues nunca se había permitido el ingreso de pancartas con palos de madera, siempre se habían requisado. Por otra parte, la gente que estaba en la plaza no era chillanvejana, eso lo puedo asegurar. Se trataba de personas traídas desde otras comunas”, señaló el alcalde Aylwin. Sobre este último punto, trascendió que algunos de los manifestantes eran miembros del Cuerpo Militar del Trabajo, algo que el edil no corroboró ni desmintió. Sí dijo que se investigaría el asunto.Al respecto, el encargado local del Cuerpo Militar del Trabajo, coronel Patricio Pinto, dijo no tener ningún antecedente.“No participé de la ceremonia, y me parece muy raro que integrantes del Cuerpo hayan estado allí, pues todos se encontraban en sus puestos. En ese sentido, existe un estricto control”, señaló.


Comedia de equivocaciones
Descontentos con lo que calificaron como un trato “vejatorio hacia la comunidad”, cuatro concejales de Chillán Viejo se retiraron del parque antes que llegara Sebastián Piñera: Susana Martínez, Pablo Pérez, Verónica Knothe y Jorge del Pozo. Sólo Rodrigo Arzola se mantuvo junto a las autoridades, pues según declaró, “yo represento a los chillanvejanos. Aquí el desaire vino de las autoridades locales”. El otro edil, Rodolfo Gazmuri, se aprestaba para desfilar junto a un club de huasos.
Cuando los ediles abandonaban el sector del Parque Monumental, se produjo el segundo incidente grave de la jornada. Jorge del Pozo fue detenido por Carabineros en Mariano Egaña con Av. O´Higgins, por unos supuestos dichos ofensivos hacia un uniformado, situación que luego desmintió.
“Jamás le dije improperios a un carabinero. Ellos me provocaron, yo defendí a las concejalas y quizás me ofusqué un poco, pero nada más. Para mí, esto fue un montaje, si yo hubiera dicho hola, igual me habrían detenido”, señaló Del Pozo, quien fue trasladado hasta el Hospital Herminda Martín para constatar lesiones, y luego, a la Segunda Comisaría, desde donde salió dos horas después, en compañía de su abogado, Carlos Arzola.
“En la misma comisaría estampé una denuncia por excesiva violencia, calumnias e infamias por parte de Carabineros. Por primera vez, una fiesta que siempre ha sido ciudadana, se ha transformado en una fiesta para el Presidente de la República. Nos robaron al prócer de la Patria, nos robaron el 20 de Agosto y es algo escandaloso”, señaló el edil radical, quien no fue el único detenido y que fue acusado de figurar políticamente. Durante el acto, el dirigente de Andha Chile y miembro de la organización Inquietando desde el Margen, Samuel Godoy, fue “retenido” por carabineros, luego de un control de identidad. Misma suerte corrió su amigo de Inquietando, Boris Sepúlveda.
Consultado sobre el ambiente previo que se generó en la comuna, principalmente los anuncios de protesta en contra de la decisión de construir la cárcel en Chillán Viejo, Jorge del Pozo sostuvo que siempre se llamó a la gente a que se manifestara en paz.
“Estamos de luto, aquí no podíamos esconder a los vecinos para que el Presidente no se sintiera acosado. Es nuestra comuna, nuestra gente debe demostrar su tristeza, y en ningún caso actuar violentamente. Esto quedó demostrado, no se encontró a nadie con pancartas ni se izó ninguna bandera negra. Todo estuvo en la imaginación del Gobierno”, espetó Del Pozo.
Una opinión distinta manifestó el concejal por Chillán, Rodrigo Sandoval, quien le bajó el perfil a lo acontecido en Chillán Viejo.
“Tuve algunos problemas para ingresar, pero creo que aquí había un peligro mayor. Cuando hay una fiesta que le pertenece a todos los chilenos; cuando tenemos autoridades que durante 15 ó 20 días se dedican a amenazar y a decir que van a tapar la plaza con banderas negras para contrariar una decisión gubernamental, efectivamente se generan problemas. Aquí había dos antecedentes, lo que sucedió en Coyhaique, donde se produjeron incidentes en una visita del Presidente, y las amenazas de la autoridad comunal que llegaron incluso hasta Santiago”, señaló.
Misma opinión vertió el senador Víctor Pérez Varela.
“El 20 de Agosto es una fiesta que se realiza todos los años, y desde hace tiempo existe el ánimo de utilizarla con fines distintos”, señaló.
El Presidente Piñera fue el único orador de la jornada. El homenaje al Padre de la Patria quedó relegado a un segundo plano, pues luego del desfile militar, la incertidumbre reinó entre las autoridades. Las organizaciones sociales no avanzaron, y en una salida de protocolo, el Presidente se acercó al público para saludar, tras lo cual se reanudó el desfile. Ocurrido este episodio, el alcalde Felipe Aylwin decidió retirarse.
“Los chillanvejanos han sido terriblemente vejados. ¿Esta es la nueva forma de gobernar? Parece que ya la conocimos. Si lo que quieren es llevarse esta ceremonia por razones políticas, que lo digan, pero no utilicen a la gente. Aquí no hubo ninguna bandera negra como dijo la intendenta, sólo banderas chilenas. Hubo una paranoia tremenda, el Gobierno politizó el ambiente. Se ha dicho que fallamos en la coordinación, pero no vimos a la Avanzada en ningún momento. Enviaré una queja formal al Gobierno, y tengo entendido que el senador Mariano Ruiz-Esquide hará lo propio en el Senado”, señaló el alcalde chillanvejano.
Diez minutos duró el desfile cívico que se inició en el “segundo tiempo” del acto, después de la salida de protocolo del Presidente. Raudo, Piñera subió a su auto, y abandonó la provincia con rumbo a Cabrero, donde él mismo invitó a la ciudadanía a acercarse. No asistió al Vino de Honor ni al almuerzo en el Casino de Oficiales.
“Creo que el único 20 de Agosto tan tenso en los últimos veinte años fue el de 1990, cuando vinieron Patricio Aylwin, y Augusto Pinochet como comandante en jefe. Hemos presenciado el más exquisito de los desórdenes”, reflexionó Mariano Ruiz-Esquide.


ChillanViejoNoticias autoriza su reproducción citando la fuente. Gracias.
En FACEBOOK por "Intercomuna Chillán-Chillán Viejo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por escribir al blog de noticias chillanvejanas.